Biblioteca

LA NOCIÓN DE CLARO ONTOLÓGICO: LA EMERGENCIA DE UNA NUEVA MIRADA

Anuncio de que vamos a realizar un giro. Antes de hacerlo, hagamos sin embargo una breve recapitulación de lo acometido hasta ahora. Hemos sostenido que dos desarrollos diferentes nos impulsan a modificar radicalmente tanto la forma como hemos concebido la realidad, como la manera como nos concebimos a nosotros mismos. En otras palabras, ellos contribuyen a producir un viraje ontológico fundamental, de proporciones históricas.
Ver


UN NUEVO DISCURSO EN EL APRENDIZAJE

Quien no puede buscar lo imprevisto no ve nada, pues el camino conocido es un impase. Heráclito Nuestra sociedad le presta mucha atención a la educación, sobre todo para niños y jóvenes. Sin embargo, rara vez miramos profundamente al aprendizaje en sí mismo para preguntarnos ¿qué es?, ¿cuáles son sus metas?, ¿qué cambios se podrían realizar?, ¿qué es el aprendizaje en relación al conocimiento? ¿En relación a la sabiduría?
Ver


DESPEDIDA Y CIERRE DE LAS COLUMNAS

Con la columna sobre la noción del claro ontológico se cumplen 18 columnas y 9 meses desde aquella primera que iniciamos el año pasado. Cada quince días, todos los 15 y los 30 de cada mes, he realizado una entrega periódica de textos en los que he abordado muy diversos temas. Comencé compartiendo el diagnóstico a partir del cual deduzco la necesidad de articular una nueva mirada sobre el ser humano y sobre el carácter de la realidad en la que nos corresponde vivir. A esto último, lo he denominado ontología.
Ver


CARL GUSTAV JUNG Y LA PSICOLOGÍA ANALÍTICA

La propuesta de Nietzsche marca un punto de ruptura en la evolución del pensamiento occidental. En el dominio de la filosofía su impacto fue considerable, al punto que en la actualidad es difícil encontrar una propuesta filosófica relevante que no esté marcada por su influencia. Mientras algunos siguen los lineamientos sugeridos por Nietzsche, otros buscan demostrar que ellos están profundamente equivocados. Pero, de una u otra forma, a través de su contribución se produce un giro fundamental en la forma como hoy concebimos el fenómeno humano. No puede sino extrañar, por lo tanto, que esta influencia, como era de esperar, no se haya manifestado de una manera muy explícita en el terreno de la psicología. Nietzsche mismo, por lo demás, estuvo siempre consciente de que su filosofía incidía en el terreno psicológico.
Ver